TheGrue.org

Haz que tus dientes sobrevivan al turrón

Luces decorando las calles, gente de un lado a otro comprando regalos, villancicos que suenan, y ¡dulces por todas partes! La Navidad ya está aquí con todo lo que conlleva, y es que ¿cómo resistirse al turrón, polvorones, dulces, chocolates y caramelos de estos días? Y más aún ¿cómo vas a impedir que tus hijos disfruten de todas estas tentaciones?

Pero a menudo los que pagan las consecuencias de estos excesos navideños son nuestros dientes, y es que la caries no se toma unos días de vacaciones.

La principal pauta que debemos seguir es nunca olvidarnos de la higiene dental, es normal que en vacaciones los horarios cambien, se hagan más comidas fuera de casa… esto puede hacer que no nos cepillemos los dientes lo que deberíamos, y si sumamos esto al aumento del consumo de azúcar las probabilidades de tener caries aumentan. Por eso es importante que nos hagamos con un kit de cepillado de viaje, especialmente para los niños que son más propensos a las caries, y de esta forma concienciarles todavía más de la importancia de la higiene dental. Se puede estar de vacaciones y se pueden comer dulces, pero no se puede saltar el cepillado.

Una vez tenemos claro que mantener la higiene dental es primordial podemos ver qué dulces son mejores para nuestros dientes. Al comer turrón contiene menos azúcar el turrón duro que el blando o el de chocolate, ya que está compuesto mayormente por almendra, miel y clara de huevo, conteniendo un menor porcentaje de azúcar que los otros. Pero ¡ojo! Hay que tener cuidado porque puede dañar los dientes de los niños pudiendo causar fisuras o dañar los empastes. En cuanto a los chocolates mejor el negro en una concentración del 70% en adelante. Los dulces como los bastones de caramelo o las golosinas pegajosas crean problemas en las encías en niños, y los caramelos duros, al igual que el turrón duro, pueden romper dientes y empastes, así que con moderación.

Los dulces provocan caries, pero no son los únicos. En las fiestas es normal tomar más refrescos o bebidas azucaradas, esto también es algo que gusta a las bacterias, así que no olvides el cepillado después.

Y en adultos cuidado con el alcohol, para que los brindis navideños no pasen factura es mejor ingerir bebidas sin azúcar y sin alcohol. Respecto al tabaco cuanto más alejado mejor, ya que además de las enfermedades que causa es dañino para nuestros dientes y encías.

 

En Navidad las caries aumentan en un 50% respecto al resto del año debido al exceso de azúcares y descuido de la higiene dental, por este motivo es recomendable visitar a su dentista para que le haga una revisión al terminar las fiestas, mejor detenerlas a tiempo que lamentar daños mayores. 

Muelas de juicio, esa amenaza latente

Seguro que pocas cosas hay que temamos más que un dolor de muelas. Sí, todos estamos de acuerdo en que es de lo peor. Y ya si es por las muelas de juicio nuestro temor aumenta.

Las muelas del juicio corresponden al tercer molar de cada lado. Suele salir entre los 17 y los 20 años, pero esto es orientativo, ya que puede salir bastante más adelante o incluso no salir nunca, o hasta puede que solo salga alguna y las otras no. Cada persona es un mundo. Desde los que no tienen ningún problema, a los que se las tienen que quitar para evitar problemas.

También en su anatomía son distintas, pueden tener entre una y cuatro raíces, a esto puede deberse también que unas salgan con más o menos molestias.

¿Por qué duelen al salir? Cuando erupcionan las muelas de juicio la dentición está completa dejando sin espacio o con muy poco espacio al tercer molar, al no contar con el espacio suficiente para poder salir con normalidad tienden a empujar ocasionando molestias en el resto de la dentadura. Otra complicación ocasionada por la falta de espacio es que al no poder erupcionar quedan bajo el tejido gingival provocando dolor e hinchazón. Según la gravedad será necesaria la intervención de su odontólogo.

No existe un consenso médico entre si hay que extraer las piezas o no en cualquier caso. Lo más sensato es analizar cada situación concreta, ya que si bien en un gran porcentaje ocasionan complicaciones también en otro menor no tienen ningún problema. No obstante, el proceso es bastante rutinario y sencillo en la mayoría de los casos. Dependerá de lo que aconseje su dentista.

 

Las causas más comunes por las que habrá que habrá que extraer la pieza dental son que estén torcidas, a veces no salen en su sentido normal y pueden estar saliendo en horizontal afectando al resto de muelas; o también porque provoque problemas aún saliendo en su sitio, o porque no haya espacio suficiente o bien porque no acabe de salir y sea un foco de infecciones, afectando a la salud bucodental. 

¿Cómo puedo superar mi miedo al dentista?

¿Eres de los que teme tener que ir a la consulta del dentista? ¿Que solo pensarlo ya te empiece a dar pánico? ¿Tiemblas cuando te duele una muela por tener que ir? Tranquilo, tu miedo es más común de lo que crees. Son muchas las causas que lo provocan, desde el desconocimiento de los tratamientos, miedo a las agujas, miedo al dolor, a la anestesia, etc. Pero para tener una higiene dental completa es necesario acudir a unas revisiones con cierta periodicidad.

Para superar esta fobia te damos algunos consejos que te pueden ayudar a superarlo.

  • En primer lugar la confianza en tu dentista es fundamental, busca un profesional que sea comprensivo con tu caso y que te dé confianza y tranquilidad. Los dentistas son conscientes del temor que tienen muchos de sus pacientes, por lo que no serás el primero, así que ve con tranquilidad y habla con él sobre lo que te preocupa.
  • En segundo lugar es cierto que un dolor de muelas es de los últimos dolores que uno querría tener, pero hay que disociar el dolor con la consulta. Hoy en día los tratamientos no suelen ser dolorosos, y si tuvieran que hacerte algún tratamiento te pondrían la anestesia que lo hará indoloro. Piensa que van a tratar tu dolor no causarte más. Es posible que tengas molestias tras un empaste o después de haberte hecho una endodoncia, pero después no volverás a tener molestias.
  • Familiarizarte con el entorno puede tranquilizarte, puedes acudir a tu centro a pedir la cita y poder hablar con el dentista que te atenderá antes del día de tu cita, eso hará que sepas a qué entorno te enfrentas y vayas más relajado.
  • La sala de espera de las consultas suelen aumentar los nervios y ansiedad, si es así programa tu cita a primera hora para no tener que esperar por si hay retrasos, ni llegues demasiado pronto. Esto hará que al estar menos tiempo en la sala de espera no aumente el nerviosismo.
  • A ser posible visita a tu dentista para hacer una revisión previa a ningún tratamiento, así te vas familiarizando con la forma de trabajar, y pregunta las dudas que tengas para que te quede claro lo que te harán en futuras visitas.
  • El odontólogo se asegurará de que no sufras dolor durante la visita, no obstante si estás agobiado en cualquier momento puedes pedirle que pare hasta que te encuentres preparado, esto también te dará la seguridad de controlar que se detendrá si te sientes mal.

 

No olvides que la fobia al dentista es algo común, así que no tengas miedo de expresar tus miedos a tu odontólogo de confianza.

¿Qué tipo de ortodoncias existen y cual se adapta mejor a mi?

 

La ortodoncia consiste en términos generales en corregir o evitar un problema dental movilizando los dientes para que estén en su posición correcta. No existe una edad límite para someterse a un tratamiento de ortodoncia, bien sea por salud o por estética.

Podríamos clasificarla en tres tipos:

  • Ortodoncia preventiva. Como su nombre indica el objetivo es prevenir el problema antes de que aparezca. Es un tipo de ortodoncia que se practica a cortas edades, entre los 5 y 10 años. Y suele realizarse para evitar complicaciones futuras, por ejemplo cuando un niño pierde un diente de leche antes de lo normal se pone un separador de espacio para mantener el hueco del futuro diente y evitar que se deforme la dentadura. También estaría en este espacio la extracción de dientes supernumerarios antes de que puedan causar problemas.
  • Ortodoncia interceptiva. Es la que trata un problema que ya ha aparecido. Pretende corregir un mal hábito que se ha establecido. Trata de interceptar un problema que ya está establecido, pero que aún puede corregirse y evitar que evolucione perjudicando la salud bucodental. Por ejemplo aquí se encontraría el caso de eliminar hábitos como chuparse los dedos, mordisquear cosas, etc. Conductas que de seguir llevarían a una maloclusión por ejemplo. También es un tipo de ortodoncia que se suele aplicar en pacientes jóvenes y que aún no tienen toda la dentición completa.
  • Ortodoncia correctiva. Es la más conocida y extendida. Aquí estarían incluidos todos los tratamientos que se realizan en la dentición permanente. Se realiza cuando el problema ya se ha consolidado, y por lo tanto se suele realizar con aparatos fijos u ocasionalmente con aparatos removibles. Se practica tanto en niños como adultos. Los casos en los que se practica son diversos, desde una deformación de los dientes, una mala mordida, problemas con la salida de piezas dentales, etc. O también tratamientos estéticos que no se realizan puramente por salud. Las nuevas técnicas y que los aparatos o brackets sean más estéticos e incluso invisibles animan a los adultos a realizarse tratamientos. 

Pablo Tárraga: "Nos gusta que el paciente se sienta como en casa"

Nos sentamos a charlar unos minutos con el Gerente de Área Dental, Pablo Tárraga, que pese a su juventud afronta con responsabilidad e ilusión el reto de llevar el timón de la clínica, fundada en 1987 por su padre Hilario Tárraga.

¿Cuál es la filosofía de Área dental?

Nuestra filosofía se basa en una atención cercana y personalizada al paciente. Nos gusta que al entrar a nuestras clínicas el paciente se sienta “como en casa”.

Por ello, aunque estamos en continua mejora, nuestros valores y filosofía continúan siendo los mismos.

Pablo Tárraga Carrasco - GerenteEntre todas las clínicas dentales que hay ¿qué es lo que diferencia a Área Dental de las demás? ¿Por qué debería un paciente elegirla?

La principal diferencia se encuentra en la experiencia, la cercanía y la confianza, ya que desde que comenzamos en 1987 la persona de referencia en nuestras clínicas sigue siendo la misma. Creemos que eso es algo que genera una sensación de confianza en los pacientes, ya que ante cualquier consulta saben que se les va a dar una respuesta rápida y personalizada.

El miedo al dentista es muy común, especialmente entre los más pequeños ¿tienen alguna política para estos casos  y para que se sientan mejor?

En Área Dental nos gusta tratar al paciente con cercanía y por eso intentamos que siempre sea atendido por el mismo doctor para que entre ambos la relación sea más directa y se cree un vínculo que haga sentir más cómodo al paciente.

Con los niños, además, tenemos una atención especial en la que mediante dibujos, juegos y demás les intentamos ayudar a ver la visita al dentista como algo natural y ameno.

¿Ha causado la crisis económica que la gente deje en un segundo plano la salud bucodental? ¿Qué facilidades de financiación ofrece la clínica?

La crisis ha hecho que la gente haya dejado un poco de lado el cuidado de su boca, con los riesgos que eso conlleva, ya que una mala salud bucodental no sólo afecta a la salud general, sino también al comportamiento o la vida social.

En Área Dental damos facilidades de pago a nuestros pacientes por ello tenemos varios métodos de pago que van desde la financiación hasta un plan de pagos mensual sin intereses ni costes para el paciente.

¿Qué criterio utiliza la clínica a la hora de incorporar nuevos avances tecnológicos?

 

Nos gusta estar al día en los avances que van apareciendo en el sector para que ello se traduzca en comodidad y mejor atención a nuestros pacientes.